Priscilla Mora del ABC DE LOS PADRES tiene 25 años de estar hablando de disciplina en casa y ENFAGROW quiso aprovechar todo su conocimiento para ayudar a los padres a implementar 5 estrategias de disciplinas básicas con nuestros hijos.

Priscilla no dijo que en los hogares debemos tener reglas claras, para mejorar el convivio familiar.

Nadie quiere tener hijos para gritarles, todos queremos una relación pacifica, pero para esto se necesitan reglas claras en positivo desde que son pequeños.

Las reglas se trabajan todos en conjunto. Cuando se dice en conjunto se refiere a mamá, papá, tíos, abuelitos y todos los que tengan que ver con nuestros niños.

¿Qué vamos a permitir en casa y qué no? Es necesario que todos lo tengamos claro.

 

1.     Crear reglas para el hogar y que todos los involucrados con el niño, las implementen.

Esto es muy importante porque el niño necesita coherencia por todas las partes.

En el momento en que alguno las cambia, arruina el trabajo de los demás.

2.     Contacto visual y hablar en corto.

Un error común es hablar a gritos de un cuarto a otro, los niños necesitan entender lo que les estamos diciendo y para eso deben prestar TODA SU ATENCIÓN.

Para lograr toda su atención, necesitamos hablarles EN CORTO, verlos a los ojos.

Instrucciones claras, no gritos desde el cuarto del lado.

3.     Conexión antes de corrección.

Un niño que tiene buena CONEXIÓN con sus padres, va a ser un niño más fácil de educar.

Para lograr esto, es necesario que los padres tengan al menos 30 minutos al día para compartir con sus hijos. Ese tiempo se llama: TIEMPO ESPECIAL y es muy importante.

Se deja el celular a un lado y todas las obligaciones y se juega lo que el niño quiera. Se debe disfrutar ese tiempo y esto va a fortalecer la conexión.

4.     Dígale al niño lo que SÍ se puede hacer.

Hablar en positivo funciona mejor a la hora de educar.  No se llene de NO, digámosle lo que sí se puede hacer. Ejemplo: Hacé esto de esta forma…

5.     Palabras pensadas versus palabras peleadoras.

Una reacción pensada por parte de los padres ante sus hijos, es mucho más efectiva que lo que logran los padres enojados. 

Se pierde autoridad cuando perdemos el control de nuestras emociones.

Nuestros hijos necesitan que seamos ejemplos para ellos, no padres que pasen amenazando y castigando.

Seamos paz, en la tormenta de los niños.

Muchas gracias a Priscilla Mora por tan importante charla, sin duda alguna hará diferencia en los hogares costarricenses. Gracias también a ENFAGROW por hacerla posible.