La nutricionista Kathryn Von Saalfeld nos habló de alimentación infantil, especialmente  ahora en tiempos de pandemia.

Nos dio 5 tips que debemos cumplir para que los niños crezcan sanos y fuertes, a pesar de estar experimentando un cambio radical en sus hábitos de sueño, alimentación y movilidad.

5 aspectos importantes en la alimentación infantil son:

1)    HORARIOS DE COMIDA.

Los buenos horarios de comida son la base fundamental sobre la cual se monta la alimentación infantil.

Necesitamos establecer horarios fijos.

Los niños se levantan 5 minutos antes de su clase virtual y no desayunan.

Es importante que repongan energías con un buen desayuno.

Así que deben levantarse con el suficiente tiempo para poder desayunar correctamente, luego a media mañana deben tener una merienda, así como al medio día el almuerzo y no al finalizar la escuela virtual.

Por la tarde deben tener 1 merienda y una cena TEMPRANO. Los niños no deben cenar 8-9 de la noche.

Debemos tener al menos 1 tiempo de comida en familia.

No es correcto que los niños tengan alimentación desordenada porque esto promueve el sobrepeso.

2)    ACTIVIDAD FÍSICA

Por la cuarentena, muchos niños no se están moviendo tanto como antes. Hay que encontrar la forma de hacer que se muevan, ya sea con aplicaciones de ejercicios o juegos, así como actividades los fines de semana.

Se recomienda que los niños hagan todos los días 1 hora de ejercicio físico, es importante para su desarrollo físico y mental.

Estar sentados todo el día frente a una pantalla de computadora, teléfono o televisor no es saludable.

3)    ALIMENTACIÓN

Los niños al igual que los adultos necesitan todos los grupos de alimentos: Lácteos, leguminosas, granos enteros, tubérculos, frutas (variadas), vegetales (debemos inculcar siempre el gusto por los vegetales aunque nos lleve tiempo).

Las grasas también son importantes, el aceite de oliva preferiblemente, sino también de girasol o maíz para cocinar. El aguacate es una buena fuente de grasa saludable. Las semillas como las almendras, maní, marañón, funcionan bien para meriendas saludables (sin sal).

Las carnes como carne, pollo, pescado es mejor que sean magras, con poquitas grasas. Los pescados de color son los que nos aportan Omega 3, es importante que los consumamos 1 o 2 veces a la semana.

4)    PORCIONES

¿Cuánto debe comer el niño?

La cantidad suficiente para promover que tengan buena energía y que le de un buen crecimiento y desarrollo.

En la pandemia hemos visto:

-Que los niños están comiendo excesivamente comidas exprés que tienen mucha grasa, sal, azúcar y porciones más grandes. Los niños no deben comer porciones para adultos.

-Hambre y saciedad se solucionan con horarios de comida. Los niños no deben estar picando todo el día. Se come cuando se tiene hambre, no deben caer en el sobre consumo de alimentos.

No es necesario que el niño deje el plato limpio, ellos deben aprender a saber cuando se sienten saciados.

-Hacen muchas meriendas en la tarde y llegan sin hambre a la cena. Esas meriendas suelen ser de galletas y productos que no son de gran valor nutritivo. Hay que regularles eso, para que lleguen a la cena con hambre a comer lo que sí les a ayudar en su sano crecimiento.

5)    HIDRATACIÓN

Las bebidas no deben ser tan azucaradas. Se les debe inculcar el gusto y hábito de hidratarse con agua principalmente durante el día. Si compramos un refresco o una gaseosa de 2 litros, los niños van a estar tomando esto y se llenan de azúcar y por lo tanto no van a tener tanto apetito para las comidas principales.

Los refrescos naturales los podemos tomar en las comidas principales, evitar endulzarlas con azúcar en exceso.

Para ayudarnos a complementar la alimentación de nuestros niños, encontramos ENTEREX KIDZ ULTRA.

Es un complemento alimenticio para niños de 1 a 13 años.

Ayuda mucho para reforzar la alimentación de los niños, ya que tiene 30 vitaminas y minerales, entre ellos tres muy importantes como lo son: Hierro, vitamina D y calcio.

La vitamina Dn os ayuda con el sistema inmunológico y el calcio para el desarrollo de los huesos.

Además está reforzado con fibra prebiótica y probióticos, esto es algo que nos ayuda a fortalecer el sistema inmunológico.

Se colocan 2 cucharadas en 185 ml de agua fría, es poco menos de un vaso y está listo para tomar.

Sabe rico, a vainilla y si el niño no se lo toma completo, se puede guardar en el refrigerador hasta por 24 horas, para que se lo termine de tomar en el trascurso del día.

Está reforzado con DHA y esto ayuda a fortalecer el desarrollo cerebral.

Lo podemos ofrecer como merienda, después del almuerzo o la cena. Son 230 calorías que son fáciles de tomar y llenas de vitaminas, minerales, proteínas y grasas.

Estar atentos a la alimentación de nuestros hijos es IMPORTANTÍSIMO.

Le agradecemos a la nutricionista Kathryn Von Saalfeld por tan completa e importante información.