El gran reto de los padres es educar, lo que muchas veces se convierte en estrés, frustración y desespero. Sabemos que es importante lograr controlar las emociones, pero ¿Cómo cumplirlo ante la desobediencia y falta de cooperación de nuestros hijos?

Priscilla Mora nos da consejos valiosos para fortalecer la relación con nuestros hijos. Así que si tenés niños en casa prestá atención:

Lo primero que tenés que tener presente es que los gritos no aportan nada positivo, sino que tienden a atemorizar a los niños e incluso llevándolos a una posición de defensa. Hay un bloqueo en ellos de no escuchar hasta que la mamá o el papá deje de gritar.

¿Sabías que uno de los traumas más difíciles de superar en la adultez son los gritos de los padres?, por esto te dejamos técnicas muy sencillas que podés implementar para cambiar esta conducta.

Por ejemplo, un modificador de conducta, es una herramienta que ayuda al cambio positivo de las comportamientos en los niños, motivándolos a mejorar constantemente.

Tomá este que sin duda facilitará tu manera de educar:  https://bit.ly/3gQtK1y

Controlando el estrés:

Ingresá a este link: http://www.donothingfor2minutes.com/.

Respirá profundo, disfrutá un momento de paz por dos minutos.

Botá la frustración e iniciá de nuevo con una mejor actitud.

Cuando te enojés es indispensable que te detengás y que no tomés decisiones antes de relajarte.

Si ya estás gritando, detenete a mitad de la oración, serás un excelente ejemplo de vida para tus hijos.

Lo más importante: poné el amor de tus hijos ante todo, decidí amarlos sin lastimarlos.

Cada vez te será más fácil controlar los gritos, llegará el día en que no será algo dificultoso.

Pensá en las mamás que desearían tener el hijo que vos tenés, tu pequeño representa el sueño de muchas personas, ¡valoralo!.

La disciplina comienza conectándonos con nuestros hijos, prestales toda tu atención cuando ellos te hablan.

Se estratégico y dinámico a la hora de dar órdenes, poné retos que parezcan juegos, por ejemplo: poner una canción de fondo y decirle al niño “si arreglás el cuarto antes de que termine la canción te doy un premio” Y el premio puede ser algo tan sencillo y bonito como ver una película juntos.

¡Queremos que estés bien!