La Dra. Chavely Pérez, nos brinda la guía completa de los sustitutos lagrimales y sus preservantes.

El ojo seco es una patología que en los últimos años se ha agravado debido a múltiples factores, principalmente al uso de dispositivos electrónicos ya que parpadeamos con menos frecuencia. Otros factores que pueden influir es la edad y el sexo, ya que es más común en mujeres.

Para las personas que presentan ojo seco se recomienda el uso de las lágrimas artificiales: que son sustancias a base de agua, de polímero viscoso, con electrolitos y en algunos casos con componente lipídico.

Ayudan a hidratar, limpiar y lubricar el ojo y se utilizan de manera atópica. Hay diversos tipos como las lágrimas artificiales en viscosidad baja que ayudan a lubricar y aliviar. Su efecto es de corta duración por lo que se deben aplicar varias veces al día para lograr el efecto lubricante deseado.

Las de viscosidad alta: tienen un efecto más duradero, menos dosificación en el día y puede provocar una visión borrosa por la viscosidad que maneja.

Las lágrimas ideales son las libres de preservantes o que no dañen la superficie ocular. Existen dos tipos en el mercado:

- Multidosis: que necesitan preservantes para evitar su contaminación. Las hay con preservante tipo detergente y tipo oxidativo.

- Monodosis: aquellas que vienen en frascos independientes, libres de preservantes, el paciente las usa y las puede desechar de inmediato.

Preservante tipo detergente: los debemos evitar ya que pueden producir alergias y sustancias pre inflamatorias a largo plazo. Se recomienda poco uso, evitar en mujeres embarazadas y si se presentan alergias oculares.

Preservante tipo oxidativo: se caracteriza porque cuando tocan la película lagrimal, esta se evapora por lo que no dañan a largo plazo la superficie ocular. Se pueden utilizar con lentes de contacto y existen las siguientes:

-Humed: con baja viscosidad, ayuda a la lubricación en el ojo seco leve.

-Refreskan-t Plus: mejora la película lagrimal, lubrica y fija la lágrima para que no se evapore y es de baja viscosidad.

-Systalan: es de alta viscosidad, se recomienda en un ojo seco moderado a severo, mejora la película lagrimal y es apto para adultos mayores o después de una cirugía laser.

Recordá siempre que las lágrimas artificiales deben ser recomendadas por el oftalmólogo, ya que cada una es dirigida a los diferentes tipos de ojo.

¡Queremos que estés bien!