Han pasado meses desde que nuestros niños vieron por completo cambiado su día a día por la pandemia.

La forma de recibir lecciones, cambió para muchos y se detuvo para otros. Salir a jugar con los amigos no es una posibilidad en este momento, han dejado de ver a sus abuelos y gran parte de su familia y en el hogar las dinámicas también son completamente nuevas por el teletrabajo y el confinamiento.

¿Cómo debo hablarles a mi hijos de lo que está sucediendo? Se preguntan muchos y para eso, los especialistas de Chilld Mind Institute nos recomiendan:

Dales espacio para hacer preguntas. Es probable que los niños tengan preguntas que no están haciendo. Estas preguntas pueden ir desde lo muy serio (“¿La abuela estará bien?”) Hasta lo que podría parecer una tontería (“¿Seguirá abierta mi heladería favorita?”). Animalos a preguntar y tomate en serio sus preocupaciones. Tu misión es escucharlos y responder sus dudas, para que no la reciban de fuentes que de pronto no sean las mejores.

No evités las preguntas que no podás responder. Dada la cantidad de incertidumbre que hay, no importa si tenés que decir “No sé”. Es tentador querer asegurarle a nuestros hijos que las cosas mejorarán pronto, pero la verdad es que no lo sabemos. Es bueno enseñarle a los hijos a tolerar la incertidumbre para reducir la ansiedad y ayudarlos a desarrollar resiliencia.

Establecé  el tono. Tomá estas conversaciones como una oportunidad no solo para comunicar los hechos, sino también para establecer el tono emocional. Sos vos quien acepta y filtra las noticias para tu hijo..

Brindá información adecuada para el nivel de desarrollo.  No es necesario que los niños estén enterados de todo ¡Puede ser abrumador! En su lugar, intentá responder sus preguntas. La respuesta deben ser honestas y claras. 

Permití que tu hijo se exprese. Pedile a tu hijo que te diga qué sabe del coronavirus y como se siente al respecto. Escuchalo con atención y guialo, la idea es evitar fantasías alarmante.

Calmá  tu propia ansiedad. No hablés con tus hijos del tema, cuando estés alterada. No les transmitás tus miedos.

Usá palabras reconfortantes.  Es importante decirles que muy pocos niños se están enfermando y que es poco probable que ellos se infecten, pero que eso no quita que deban ser cuidadosos para evitar enfermar a otros.

Enfocate en las medidas de prevención.  Los niños se sienten seguros cuando saben que hacer para protegerse. Así que hacé que ellos se sientan parte del plan de prevención. Deciles que al lavarse las manos se está protegiendo él y a todos los de la familia. Enseñales a usar correctamente las caretas de protección o las mascarillas. Es importante que se sientan parte del equipo de superhéroes

Seguí con las conversaciones. Ellos deben saber que vos les vas a hablar con la verdad y que siempre van a encontrar en casa, la información necesaria.

Son tiempos difíciles también para nuestros niños, prestemos la atención necesaria y cumplamos con nuestro labor de guías de una forma responsable y amorosa.