¿Esta pregunta había pasado por tu cabeza? Independientemente de tu respuesta es importante que sepás que como esté tu boca estará tu cuerpo y aquí llega el Dr. Juan Diego Rodríguez, quien es odontólogo y consultor de cuidado oral de Colgate para hablarnos de este tema que nos compete a todos. ¡Prestá atención!

En nuestra boca viven muchas bacterias que pueden asociarse a padecimientos de nuestro sistema fisiológico en general y cuando no tenemos los cuidados necesarios se pueden multiplicar las mismas, provocando inflamación y hasta sangrado y si se complica podríamos perder el hueso de la encía y los dientes.

¿Qué pasa con una persona que padece la enfermedad de la diabetes? Si no es debidamente controlada va a tener una defensa disminuida hacia las infecciones y los procesos inflamatorios pueden ser más frecuentes y severos. Con esto llegan los problemas de encías que pueden agravarse con el pasar del tiempo.

La inflamación envía químicos a nuestra sangre que producen la cantidad de problemas en el control glicémico. Algo importante que nos menciona el Dr. Rodríguez es que las enfermedades respiratorias entran por nuestra boca y por eso es importante cambiar nuestro cepillo dental una vez que finalice, porque en el mismo se alojan residuos del virus o la enfermedad.

Es indispensable que tengamos regularmente un control médico y un control odontológico.

También es importante verificar el estado de las coronas en nuestra boca, para determinar que no estén obstruidas y así evitar problemas cardiacos.

¿Qué recomienda el Dr. Rodríguez?

-Uso de la crema dental Colgate total 12 encías reforzadas: contiene doble zinc para un efecto antiinflamatorio . Además, nos ayuda a controlar las bacterias y la formación del cálculo. Es de uso diario, se recomienda cepillarse 3 veces al día y después de cada comida.

-También utilizar un cepillo Colgate de cerdas suaves ya que las cerdas duras pueden lastimar la encía y romperla.

-Evitar el exceso de carbohidratos y azúcares para que esté muy bien nuestra salud gingival  

-El hilo dental no tiene nada que ver con el sangrado de la encía, por lo que no debemos abandonarlo. Se recomienda usar una vez al día, generalmente en las noches que es cuando contamos con más tiempo.

-Una persona diabética debe acudir al odontólogo 3 veces al año, es decir aproximadamente cada 4 meses.

-El cepillo dental se debe cambiar cuando tiene mala apariencia y no cumple su función. Si está abierto se debe cambiar, así sea al mes. También cada vez que tenemos una infección respiratoria, o viral.

-Si el enjuague bucal pica mucho significa que tiene mucho alcohol. Se debe elegir por los ingredientes activos que tenga, antimicrobiano que destruya la máxima cantidad de bacterias independientemente del sabor.

-Cuidados básicos: cepillado 3 veces al día, mínimo 2 minutos, hilo dental una vez al día y uso de enjuague. Llevar una dieta balanceada y saludable, con poca azúcar que por lo general es el factor principal de la creación de bacterias en la boca.

-Para las demás personas (no diabéticas) se recomienda una revisión odontológica cada 6 meses.

¡Queremos que estés bien!