El dermatólogo Juan Carlos Quesada nos habló en nuestro Fischel Live de un tema de mucho interés: PIEL GRASA Y ACNÉ.

Cuando hablamos de piel grasa debemos saber que las glándulas sebáceas se localizan por todo el cuerpo, pero se concentran con mucha más frecuencia en zonas como: La cara, la espalda y el pecho.

Su función sebácea es a lo largo de toda nuestra vida, pero existirán momentos donde tengamos mayor producción de sebo. Su labor es muy importante para lubricar, humectar y proteger la piel de factores externos y alergias. Además mantiene un balance bacteriano a nivel de la superficie cutánea.

La producción de sebo no es un problema ya que nuestra piel lo necesita, pero sí lo es cuando se produce en mayor cantidad que hacen que se produzcan enfermedades a nivel de diferentes áreas.

El 70% de la población va a tener en algún momento de su vida, alguna condición relacionada a la mayor producción de sebo o grasa. Algunas de las situaciones que podemos padecer por una producción alta de sebo son: Poros abiertos, dermatitis seborreica, acné, rosácea y hasta caída de cabello.

¿Qué factores tienen que ver con nuestra producción de sebo?

-Predisposición genética.

-Edad (entre los 12 y 30 es cuando más se produce)

-Factores hormonales.

-El embarazo y la lactancia.

-El ciclo menstrual.

El estrés, la contaminación, la humedad y la dieta también pueden influir.

Veamos el caso del acné.

ACNÉ.

El acné es la condición inflamatoria de la glándula sebácea, que nos hace tener lesiones inflamatorias que se producen por hiper-producción de sebo. Cada poro empieza a llenarse de células muertas. La sobre-producción de grasa, junto con la sobre -producción de células muertas, tiene como resultado, un tapón folicular que se puede acompañar de bacterias.

Esto puede suceder en diferentes etapas de la vida, pero se hace presente con más frecuencia durante la adolescencia. Las personas que tienen predisposición a tener piel grasa o acné, lo van a conservar por el resto de la vida, por eso deben cuidarse siempre.

En general el acné se clasifica con el número de lesiones que tiene el paciente y eso lo lleva desde leve hasta severo. También tiene que ver con el tipo de lesiones que tenga. Ahí encontramos desde las espinillas ciegas hasta los quistes.

La Roche Posay posee un app que se llama: Spot Scan de Effaclar que es una herramienta súper novedosa que creó la marca para darle a las personas con tendencia a piel acneica una guía que que servirá para identificar los tipos de lesiones y así el tipo de tratamiento EFFACLAR que requiere. Esto por supuesto no sustituye la consulta con un dermatólogo pero es una buena guía.

Cada paciente de acné es un mundo, es algo muy individual ya que son muchos los factores que pueden estar afectándolo.

Los tratamientos para el acné se tardan de 4 a 6 semanas en dar resultado y no todo el mundo está dispuesto a ser estricto con sus tratamientos. Esto no ayuda, es importante seguirlo al pie de la letra.

¿En qué debo fijarme a la hora de comprar productos que ayuden con el acné?

En el caso de los cosmeocéuticos que son muy útiles para el cuidado diario. (jabones, cremas, protector solar,maquillaje)

Estos deben:

-Respetar el PH de la piel.

-Sin fragancia ni alcohol

-Libres de aceite.

Es importante la humectación con productos adecuados y la protección solar, para el tipo de piel grasa.

El maquillaje es algo que también debemos cuidar, ya que no puede ser de cualquier estilo. Hay maquillajes terapéuticos excelentes en el mercado para pieles grasas.

En el área de TRATAMIENTOS MÉDICOS PARA EL ACNÉ:

Se cuenta con tratamiento tópicos, también con tratamientos tomados y terapias que se hacen en el consultorio o en la cabina estética.

Con los tratamientos tópicos se buscan productos que ayuden a disminuir la producción del sebo y la proliferación bacteriana, así como por supuesto evitar que queden cicatrices en la persona. Es muy importante que sean eficientes y tolerables.

Dentro de ellos están los retinoides, que son derivados de la vitamina A, que lo que hace es disminuir la producción del sebo, cerrar poros y generar cambio en la piel para ir botando células muertas. De esa forma se limpia la piel de adentro hacia fuera.

También se usa el ácido salicílico como secante o sebo regulador. Los alfahidroxiácidos como el ácido glicólico, el ácido mandélico, el ácido láctico que nos ayudan a mejorar las condiciones de acné.

La niacinamida o vitamina B3 es un súper aliado también en el acné.

El ácido azelaico se usa en pacientes embarazadas o pacientes con piel sensible o con tendencia a la rojez.

En los tratamientos sistémicos para el acné encontramos:

-Los antibióticos sistémicos que se utilizan por su efecto antiinflamatorio.

-Los anticonceptivos orales combinados también ayudan a corregir problemas hormonales.

También se utilizan medicamentos anti-androgénicos, que inhiben el efecto de las hormonas sobre las glándulas sebáceas. Existen otros medicamentos que se dejan como segunda o tercera opción por sus efectos secundarios.

En cabina se utilizan procedimientos como extracción, peelings, microdermoabrasión, mascarillas, calmantes, láser, microagujas. Hay varios tratamientos para mejorar el acné, pero hay que tener paciencia y constancia.

La línea Effaclar de La Roche Posay tiene productos especializados para ayudar a mantener en control de las pieles grasas. Si necesitás una guía, no dudés en usar el app Spot Scan de La Roche Posay para orientarnos en el tratamiento y por supuesto buscar ayuda profesional.

“El acné se puede prevenir y tratar, no hay por qué permitirle dejar marcas que duran toda la vida”  Concluyó el dermatólogo.

Muchas gracias al dermatólogo Juan Carlos Quesada por tan detallada explicación.

CONCURSO. Compartí esta nota de forma pública, etiquetá tres personas que le sirvan eestos consejos y participá por un kit de productos para la piel grasa EFFACLAR. ¡Suerte!