¡Quién no quiere que su bebé nazca sano, fuerte e inteligente! La Dra. María del Pilar Navas Aparicio, especialista en ginecología y obstetricia lo sabe muy bien y en esta nota comparte con nosotros las vitaminas y los micronutrientes que una mujer con deseos de ser madre debe consumir. Así que prestá atención si es tu caso o el de tu pareja.

Es importante señalar la diferencia entre alimentación y nutrición.

La alimentación es todo lo que hacemos voluntaria y conscientemente. Es el conjunto de actividades y procesos por los cuales tomamos alimentos del exterior y decidimos consumirlos. La nutrición, en cambio, es un acto inconsciente e involuntario ya que depende de las funciones de nuestro sistema digestivo y de los que nos puede aportar los alimentos.

Sabiendo esto, veamos ahora cuál es el proceso de nutrición adecuado para que el bebé y su mamá estén bien 😊:

Es requerido asistir a una consulta médica preconcepción, para determinar la alimentación de la paciente.

Es importante que 2 o 3 meses antes se consuman vitaminas A, las vitaminas del complejo B, B9 que aporta ácido fólico, C y D que tiene un efecto inmunomodulador. 

La ingesta de ácido fólico evita malformaciones congénitas en un aproximado de 50-60%. También es importante consumir Zinc que de paso nos ayuda a nivelar y disminuir el estrés de nuestro cuerpo.

En el caso del hierro, es recomendable consumir medicamentos que contengan 30 mgs de hierro elemental. En el caso de que la paciente presente anemia se requieren hasta 100 mgs de hierro elemental.

Si la paciente es vegetariana o vegana necesita un aporte extra de vitamina D como suplemento. 

En lactancia se recomienda el consumo de vitamina A y D, al igual que en el embarazo.

Todo lo que consumamos contiene repercusiones a futuro y es estricto evitar el consumo de alcohol, fumar y mantener actividad física con una constancia de 3 a 4 días por semana.

De esta manera, la pareja de la mujer deberá consumir los mismos multi micronutrientes para una prevención más alta de malformaciones en el bebé, también para el crecimiento y desarrollo del niño.

De esta manera se habla que la mujer debe mantener este consumo de nutrientes durante 90 + 1000 días que equivalen a: 3 meses de periodo preconcepcional + 270 días desde el momento de la concepción + 365 días del primer año de lactancia + 350 días del segundo año de lactancia. 

Es importante consumir vitaminas y minerales que fortalecen el organismo en esta etapa tan importante como lo es el embarazo con productos adecuados. 

¡Queremos que estés bien!